lundi 19 juillet 2010

En la feria venden algodón de azúcar (que lo sepas)




48*
Se preguntó que podía decirle, ¿cómo le dices a alguien que te has enamorado de ese alguien? ¿como empiezas esa conversación? ¿un Hola! quizás? ¿un carraspeo gargantil fortuito? ¿no se lo dices? ¿te callas? ¿para siempre?.
Para siempre. No. Pensó él.
Observó a su alrededor buscando un tema de conversación apropiado, pensó que quizá alguien en algún otro lugar del mundo estuviera viviendo su misma situación, los mismos nervios, la misma ansiedad, el mismo deseo de empezar y acabar rápido, el mismo deseo de echar a correr sin parar hasta llegar a algún lugar donde ella no existiera.
Pensó en ésto y en aquello, mientras la seguía con la mirada, de aquí a allí, ella no paraba, se movía, saltaba, corría, bailaba...
Reparó en los algodones de azúcar de aquella caseta, ¿le gustarían a ella? ¿si? ¿no? ¿quizá no fuera buena idea? ¿quizá ella odiaba el azúcar? ¿era diabética acaso? se culpó mil veces por habérselo preguntado alguna vez.
Compró uno, demasiado barato, demasiado sencillo, demasiado simple para ella. Entendamos nosotros pues, que no fue por el algodón de azúcar por lo que ella aceptó los sentimientos de él, sino simple y originalmente porque ella apreció la valentía de aquel antiguo muchacho cobarde, aquel muchacho que después de ver los caleidoscopios que ella producía en sus ojos se enamoró perdídamente de ella.
-Caleidoscopios en tus ojos - repitió ella.
-Algodón de azúcar en tus manos - dijo él.
Sonrieron ambos.



Odio la rutina veraniega.
Quiero ir a Madrid.
Ya (porfaplis).
Además tengo remordimientos de haberme apuntado al Bachillerato Internacional >< (voy a morir, lo sé).
Mientras lo hago os dejo con este hombre, que es (L).

9 commentaires:

  1. wow un nuevo post!! gracias por comentar, me alegra k te gustara el look y las bailarinas jeje



    besitos desde http://sweetsyte.blogspot.com/

    RépondreSupprimer
  2. Desde el corazón de una (soñadora) futura escritora, fluyendo por el cerebro y hasta estas teclas, te digo que pocas cosas habré leído más bonitas que este texto. Lees a Jordi Sierra i Fabra? Si no lo haces, te encantaría.
    :)

    RépondreSupprimer
  3. no conocia tu blog!
    esta genial :D
    y muchas gracias por tu comentario!!
    espero ver mas por mi blog yo tambien me pasare por aqui!!

    un besazo:D

    RépondreSupprimer
  4. Muchos de los libros de Sierra i Fabra sí que son como los que has leído, de un caso a resolver, o de una historia más o menos real. Pero "En una esquina del corazón", "97 formas de decir te quiero" y "La estrella de la mañana" están hechos por y para románticos. No creo que te defrauden y tiene una forma de escribir que... (L)
    Lo de la ropa no es tan complicado pero lo de los gustos con toda la superficialidad, falsedad e ignorancia que hay por ahí suelta...
    Besos!

    RépondreSupprimer
  5. me encanta el blog , te sigoo :)
    muuaa

    RépondreSupprimer
  6. A mí me encanta lo de comprarme libros y tenerlos para siempre, además los presto y los tengo llenos de dedicatorias, pero, por desgracia, con todo lo que me gasto en ropa, tampoco estoy como para exigir comprar todo lo que quiero leer. Así que la biblioteca es la mejor alternativa y más, en verano :)
    Besos!

    RépondreSupprimer
  7. que buen texto
    gracias por pasarte por mi blog!
    unbesazo!

    RépondreSupprimer
  8. Pues no tengas tantas ganas de ir a Madrid que hace un calor... ;)

    xoxo
    B* a la Moda

    RépondreSupprimer

A veces hay cosas que es mejor contarlas.
Sólo por si acaso.